Existe un pueblo en España
y en Zamora que es tal vez
el más típico de Aliste
y es uno llamado Nuez.

Linda al norte con Moldones
Viñas y San Blas al este,
hacia el sur tiene a Trabazos
y a Portugal al oeste.

Su clima es algo variable,
mucho calor en verano,
con inviernos algo duros
pero sobre todo es sano.

Tiene un agua superior
y para quitar la sed
no se encuentra agua mejor
que el agua que tiene Nuez.

Sus casas son de piedra,
son casa de labradores
como pasa en otras partes
las hay buenas e inferiores.

Sus calles son: Ricasenda,
los Calbeches y la Ermita,
San Fabian, Viñas, la Fuente,
la Cuesta y la Culaguita.

Dentro del pueblo se hallan
dos fuentes inmejorables,
la fuente de Ricasenda
y también la Fuente Grande.

Las Peñas y el Campazuelo
se riegan con estas aguas
Fuente Villa, Palomares
y la Culaga la Fragua.

En el pozo de la Ermita
hay otro buen manantial
con un motor que prepara
otra fuente en la Moral.

El sitio más transitado
es la Plaza la Moral
tiene además de la Iglesia
la Casa Consistorial.

Una escuela para niñas
y la Casa Rectoral;
la escuela de los muchachos
está en próximo local.

La iglesia es majestuosa
de alta torre de espadaña
tiene un artístico pórtico
que es de los buenos de España.

Con una concha en su centro
que expresa que en el pasado
por esta tierra pasaba
el peregrino a Santiago.

Tres campanas bien sonoras
desde el alto campanario
tocan a bautizo, entierro,
misa, novena o rosario.

Al llegar la madrugada
tocan el Ave María
y otra vez a la oración
cuando va acabando el día.

Destacan en esta Iglesia
su gran pila bautismal
y un grandioso monumento
viejo, pero sin igual.

El interior de este templo
dividido está en dos naves
con dos robustas columnas
y alrededor siete altares.

Ante sus Santos los fieles
expresan su devoción
teniendo como patrona
la Virgen de la Asunción.

La fiesta de la Asunción
se hace con esplendidez,
todo es feliz ese día
en este pueblo de Nuez.

Entre bailes y alegría
el quince de Agosto pasa
y los muchos forasteros
se tratan como de casa.

Para ayudar a la Iglesia
hay antiguas cofradías
del Señor y de los Santos
la Cruz y Virgen María.

Van pidiendo por las casas
con el tambor y la flauta
y la variada colecta
en la Moral se subasta.

La Cofradía de la Cruz
tiene una viña en el puerto
y la piadosa misión
de sepultar a los muertos.

Tiene Nuez sus tradiciones
y una de ellas nos refiere
el porqué tiene a la Virgen
de la Cueva o de las Nieves.

Esta imagen es de piedra
y sucedió algo curioso
cuando apareció la Virgen
en la Cueva del Pedroso.

Queriendo los portugueses
llevársela a Portugal
con buen carro y buenos bueyes
les salió la cosa mal.

Con la Virgen no podían
y un carro que fue de Nuez
con unas vacas medianas
la llevó con sencillez.

De la Cueva del Pedroso
se dan cientos de opiniones
más nadie llegó hasta adentro
a hacer averiguaciones.

El Pedroso es un gran monte
lleno de urces y jarales
y tiene muy buenas piedras
para hacer mil catedrales.

En el ocho de septiembre
es costumbre el ir de fiesta
a ver como van las uvas
y traerse alguna cesta.

Bailando van al viñedo
mozos y mozas solteras
y luego los mozos van
a bañarse a la Chanera.

La juventud es gallarda
bien plantada y agradable
y prepara distracciones
y comedias elogiables.

En ciertas fiestas del año
llegando la madrugada
la música va tocando
por las calles la alborada.

En Nochebuena las mozas
con gracia y habilidad
suelen cantar en la iglesia
el Ramo de Navidad.

Los mozos en la Moral
distraen un rato a la gente
interpretando en su día
los Reyes Magos de Oriente.

En las bodas por la tarde
con la música se sale
a echar una alegre ronda
con aires tradicionales.

Una típica costumbre
curiosa y muy divertida
cuando se hace en condiciones
es bailar la medida.

Se ponen platos y tazas
sobre el medidor del vino
unos saltan por encima
y otros hacen el pollino.

En las noches de septiembre
las mozas salen a hilar
y en cada barrio formaban
un animado hilandar.

Los mozos iban a verlas
y de cerca saludaban
inventando una canción
que casi siempre quemaba.

Las mozas, naturalmente
se daban por aludidas
y contestaban valientes
otra canción parecida.

Mozos y mozas charlaban
después en buenas maneras
luego los mozos se iban
a ver otras hilanderas.

Si alguno quería tocar
la lana con ligereza,
las mocitas se la daban
con la rueca en la cabeza.

Se usan por aquí palabras
del antiguo castellano
y también llevan algunos
prendas del traje alistano.

La mujer manteo, mandil,
jubón, camisa de lino,
gabacha, media y pañuelo
todo con bordados finos.

El hombre bragas, chaleco,
medias montera y casaca,
mas casi todas las prendas
ya se guardan en el arca.

Son tan felices sus gentes
en este sano lugar
que casi generalmente
no les agrada cambiar.

Mas los que salen del pueblo
no se quedan para atrás
y buscándose la vida
llegan adonde el que más.

Por aquí todos trabajan
no conocen la pereza
trabajan con las dos manos
con los pies y la cabeza.

Pues en el pueblo de Nuez
de paisajes excelentes
el labrador va viviendo
con el sudor de la frente.

En su variado terreno
hay más de cien manantiales
a cual mejor y más bueno
y algunos medicinales.

Destacan la Fuente El Gallo,
El Picón, Muela y Juncal,
Barreros y Manzanera,
La salud y Carrozal.

Las fuentes Los Llaguayones
juntas y cosa curiosa
una tiene el agua clara
y otra es ferruginosa.

Con sus montes peñascosos
que circundan valles frescos
forman un conjunto hermoso
de paisajes pintorescos.

Saliendo cerca del pueblo
ya la vista se deleita
mirando la Riberica,
Murgade, Peña Beneita.

Se ven montes de Sanabria
la Sierra de la Culebra
Peña Mira y de San Pedro
la estación del tren de Puebla.

Viñas, San Blas, Moldones,
Figueruelas y además
de las tierras portuguesas
Quintanilla y San Julián.

Es una cosa agradable
salir un rato despacio
a ver árboles y flores
y pájaros de Valpalacio.

Por el camino de Viñas
varios sitios se divisan
Rumiesa, el Coto, los Pozos,
las Urrietas, Valtreguisa.

La pasión los Marcos Fuentes
y por todos estos suelos
la Pasión es la montaña
que se acerca más al cielo.

Bajan varios arroyuelos
por escarpadas laderas
el Fontano, el de Barreros,
Valpalacio, Manzanera.

Las aguas de sus vertientes
van a morir a tres ríos
éstos son el río Manzanas,
la Riberica y Fradinos.

En sus orillas aún queda
algún molino harinero
y restos de algunos otros
que las riadas vencieron.

En los montes situados
al oeste del Fradinos
extensas zonas están
plantadas con muchos pinos.

Dejando atrás mil encinas
el río Fradinos enlaza
con la bella Riberica
en la pradera la Plaza.

Cruzan el Soto, el Pontón,
Falitosa, Fillival,
Escagaya, el Salguiruelo
y llegando a su final,

dan sus aguas al Manzanas
que señala la frontera
regándose con sus aguas
las fincas de la Chanera.

Un paraje muy bonito
es el terreno del valle
y es también el más extenso
de superficie regable.

Tiene linares y prados,
muchos árboles frutales,
viñedos, negrillos, chopos,
y excelentes manantiales.

En el valle está el Juncal,
los Chiviteros, la Vena,
el Picón y Perapán,
la Tembarosa y la Muela.

El puerto hermoso conjunto
de terrenos productivos
es un extenso viñedo
con abundantes olivos.

Otros parajes se llaman
Valdelecina, el Pingón,
Palomera, Valdelobos,
los Mastres, el Fondalón.

La Centinela, la Cerca,
la Molina, Fontanillas,
Fontanicas, el Carril,
Peña Cueva, la Portilla.

Valdepaja, la Devesa,
Vargas, Cabeza Sardón,
los Chanos, Valdeladrones,
Vegalacruz, Barrigón.

La Cornea con sus castaños,
la Majada y además
el Pomar que está en Trabazos
y aún se quedan otros más.

Bajo sus suelos existen
casi con toda certeza
yacimientos minerales
de más o menos riqueza.

En sus montes de urce y jara
y en sus ríos de agua fresca
se crían con abundancia
buena caza y fina pesca.

Se crían buenos ganados
en estupendas praderas
que ayuda a vivir a sus gentes
con la trata ganadera.

En fiestas y algunos días
que no se quiere ir muy lejos
las vacas pacen a gusto
en el Prado del Concejo.

Con las vacas se realizan
las campesinas laboras
y la tracción de los carros
mas también tienen tractores.

Para salir adelante
hay que mover bien los codos
pero cuando Dios lo quiere
se coge un poco de todo.

Patatas, legumbres, vino,
trigo, cebada y centeno,
verduras, frutas y lino,
se recoge en su terreno.

De los trabajos de Nuez
y labor de sus vecinos
puede dar buen ejemplo
el trabajo que da el lino.

Se siembra, se riega mucho,
se recoge, va a la era,
se le quita la linaza,
se lleva hasta una ribera.

Está en remojo unos días,
después del agua se saca
y una vez que ya está seco
con un mazo se machaca.

Empieza a soltar sus fibras,
luego con buen ejercicio,
hay que espadarlo y peinarlo
quitándole el desperdicio.

Luego se hila con la rueca
con buen tacto y mejor pulso
uniéndolo con saliva
y girando bien el huso.

Después de hilado se cuece
se seca y lleva al telar,
ya tejido hay que sacarlo
varios días a blanquear.

Y se trabaja con gusto,
y el labrador tras la reja
alguna vez también canta
animando a la pareja.

Y con la reja y la azada
a la tierra bien remueve
la siembra y mira hacia el cielo
a ver si llueve o no llueve.

Maneja la azada, el pico,
la hoz, el hacha, la guadaña,
va a trabajo de concejo
y a batidas de alimañas.

Abona, poda, sulfata,
cava, escarda, injerta, riega,
y cuando el grano madura,
va preparando la siega.

Siega y ata y acarrea
y trilla y limpia en la era
y ya recogido el grano
prepara la sementera.

Y se vendimien las uvas
que es lo mejor de estos meses
escuchándose el chirrido
de los carros portugueses.

Con las uvas ya pisadas
hay que tener mucho tino
para poder conseguir
una cuba de buen vino.

Y se hace la sementera
con ilusión y esperanza
se recogen varios frutos
luego viene la matanza.

Sacar miel a las colmenas
fabricar el aguardiente
recoger las aceitunas
y sacarles el aceite.

Pues la vida de este pueblo
en el trabajar consiste
luego ya llega el invierno
y el campo queda algo triste.

Y al llegar la primavera
de mil flores se viste
y entonces sí que es bonito
el pueblo de Nuez de Aliste.

Y estas cosas sobre Nuez,
el pueblo en que se ha criado
las escribió a su manera
Gabriel Guarido Casado.

Gabriel Guarido Casado, 1964